Mi hijita haciendo viveros frutícolas
Mi hijita haciendo viveros frutícolas

Hace años, amigos del mundo me pidieron movilizarme a favor de Pascua Lama, y allí estuvimos, no sólo por el norte chico de Chile y Argentina, sino por la Madre Tierra toda.

Años más atrás era Francia quien destruía ingentes arrecifes coralinos, atolones enteros en el océano Pacífico, probando el estallido de bombas atómicas, y jamás callamos, hasta que se logró el respaldo del Parlamento Europeo.

Así, hemos sido buenos para movernos por aquí y por allá, y hasta más allá, pero para lo nuestro hemos sido torpes en verdad, digamos pusilánimes desvergonzados a cuenta de la ideología, del progreso y más.

En 2001, denunciamos el inicio de la venta de electricidad venezolana al norte de Brasil, negociado en toda la década anterior; vaticinamos la destrucción de la selva amazónica próxima a Venezuela, con catastróficas consecuencias climáticas para lo que vendría (ahora la culpa es de “El Niño”), nuevamente nos dijeron “no pueden detener el progreso y ser traidores a la patria”.

¿Patria?, ¿qué es patriotismo o ser patriota?, ¿es la virtud de los depravados y sanguinarios, como diría Oscar Wilde?, ¿o es la Madre de todos que precisa tu atención más allá de las fronteras terrestres e ideológicas?

No concibo una Venezuela hermosa sin la Amazonía, sin la selva que ocupamos nueve países fracturados por insulsas fronteras; nacionalismos que se reducen a lo ridículo, cuando es la Madre quien muere en nuestras manos.

Valor agregado de sobra pueden devenir de la educación, la cultura, la agricultura y el turismo, ni hablar de la biodiversidad, la energía limpia y el agua a borbotones; allí radica la verdadera revolución, en la conciencia ciudadana de lo que se puede generar y aprovechar sin afectar lo que puedan necesitar las venideras generaciones.

Ese es el verdadero valor agregado que le damos a nuestra economía y sociedad, más no la minería que ensombrece la posibilidad de ser realmente autogestionarios, ciertamente independientes.

No más extractivismo, no más rentismo, no más tapar huecos con la tierra de otro hueco que hemos cavado. No más minería para compensar el desastre económico devenido del manejo petrolero.

Estamos muy a tiempo, no más minería.

Por la selva amazónica, por el agua que aún nos es abundante, por los pueblos originarios, por el oxígeno que respiramos, por la salud y la biodiversidad, por la sustentabilidad de un modelo de desarrollo, por favor reaccionen, no avales ni te hagas cómplice al callar: no al mayor suicidio colectivo que nos trae y seguirá multiplicando la minería, no más.

@samscarpato

Código: 03-2016-1058

Para citar este escrito:

SCARPATO, Samuel. (2016). Me pidieron que me movilizara en el mundo contra la mega minería y lo hice. Primera publicación en fecha 01-Ago-2016 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 04-Ago-2016. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/me-pidieron-que-me-movilizara-en-el-mundo-contra-la-mega-mineria-y-lo-hice/