Madrecita que das fuerzas e inspiras,
ante Dios con honestidad hoy te digo,
y aunque todas las novias corriste en mi vida,
con humildad y agradecimiento te admiro.

Has sido luz que orientó mi camino,
y temprano los domingos a barrer el patio,
la bulla y el rock casi prohibidos,
pero ante la más leve fiebre siempre conmigo.

Segundo domingo de mayo Venezuela celebra,
pero la Madre para muchos lo es siempre,
a pesar que más de una vez te las viste negras,
nos enseñaste a ser unidos y fuertes.

Una sola TV tuvimos para calarnos la culebra,
casi buscabas amarrarnos con un fleje,
toda una prole que a cualquiera estresa,
siete hijos sabías dominar con temple.

Así eras madrecita querida del alma,
tu filosofía siempre fue directa y sencilla,
un correazo si a las nueve no estábamos en la cama,
y dos en caso de una mala respuesta un hijo pilla.

Maltratar plantas o animales nunca permitiste,
de allí mi inspiración respetuosa por la naturaleza,
parecía que de un extraño y genial molde saliste,
porque siempre fuiste de única y amable rareza.

Por eso estas palabras para ti en tu día,
esperando perdones tantos ratos malucos,
muchas deudas de amor te tengo y no sabía,
Dios mediante con el pago seré más oportuno.

Al cielo pido mucha salud y mil bendiciones,
para ti siempre mi genial vieja querida,
y la más alegre canción los ángeles entonen,
para mi madrecita amada en su día.

Churros azucarados en el aeropuerto de Barquisimeto, son los mejores recuerdos de los paseos con mi madre.
Churros azucarados en el aeropuerto de Barquisimeto, son los mejores recuerdos de los paseos con mi madre.

 

Código: 08-2012-6048

Para citar este escrito: 

SCARPATO, Samuel. (2012). Madrecita que das fuerzas e inspiras. Primera publicación en fecha 12-May-2012 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 06-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/madrecita-das-fuerzas-e-inspiras/