Venezuela y Latinoamérica es el espacio donde todo es posible, ves cada cosa que no podrás creer que seamos tan bizarros en lo que hacemos y, en especial, lo que mostramos.

Hace días (abril 2016), uno de los personajes más conspicuos de la oposición venezolana desafiaba al gobierno a elevar el sueldo mínimo a 200.000 Bs/mes, algo tan demagógico (habida cuenta las declaraciones institucionales del máximo órgano de integración empresarial venezolano, también de oposición), como escuchar a los máximos voceros de gobierno decir que toda la crisis económica venezolana es inducida por la oposición y los EE.UU.

Ciertamente estamos inducidos, inducidos por la idiotez política y dirigencial en Venezuela. Tirios y troyanos deberían tomarse un descanso general, no sé, o bien permitir que los jubilemos a todos, porque a diario y con absoluto desparpajo insultan nuestra inteligencia ciudadana.

Tal vez por eso llevo décadas encerrado en tantas comunidades rurales e indígenas donde, efectivamente, puedo creer que la palabra es acción y la acción está coordinada con el sentido común (tanto social como natural). Fuera de eso, en las aulas de clase donde he trabajado por más de década y media (en la principal universidad pública de mi región), trato de hacer aterrizar a mis estudiantes, antes que nazca otro esnobista (snob), bizarro y levitante encantador de serpientes.

Creerle a un arribista político de turno cuando dice que el cambio climático es lo que nos tiene mal, al tiempo que no deja de impulsar medidas económicas que acrecientan dicho mal, resulta tan hilarante como el político de oposición que promete solventar todo con apenas salir de los actuales mandatarios sin cambiar lo que somos como irresponsables ciudadanos.

El día que dejemos de depender del que ofrece solucionarnos la vida, será el día que nos dispongamos solucionarla por nuestra cuenta, y justamente en ese punto comprenderemos por qué estamos como estamos y lo interesante que resultará desenmarañar todo este embrollo a partir del entrelazado de esfuerzos individuales. Piensa global y actúa local, nos decían Rodríguez, Geddes, Krishnamurti y otros tantos.

Gracias a Marion Ruth por recomendar este video que me inspiró escribirles esta reflexión.

Sean felices, siempre.

@samscarpato

Cuando odias el capitalismo pero le tenes a tu mami.

Posted by Fundación Issos para la Libertad y el Desarrollo on Monday, May 2, 2016

Código: 02-2016-0138

Para citar este escrito: 

SCARPATO, Samuel. (2016). Ecologistas, políticos y revolucionarios de pura pinta y discurso. Primera publicación en fecha 03-May-2016 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 29-May-2016. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/ecologistas-politicos-revolucionarios-pura-pinta-discurso/