Inicio Blog

El conflicto creado contra la nación mapuche, una visión a cinco mil kilómetros de distancia

0
Junto a una familia mapuche lafkenche, desnudando piures extraídos en la bahía de Mehuín, sur de Chile.
Junto a una familia mapuche lafkenche, desnudando piures extraídos en la bahía de Mehuín, sur de Chile.
Junto a una familia mapuche lafkenche, desnudando piures extraídos en la bahía de Mehuín, sur de Chile
Junto a una familia mapuche lafkenche, desnudando piures extraídos en la bahía de Mehuín, sur de Chile.

 Quiero hablarles con el corazón. Luego de convivir o recorrer centenas de comunidades campesinas e indígenas en el Caribe, los Andes y la Amazonía, junto a más de dos décadas de estudios y reflexiones, me atrevo a hablarles con la autoridad del espíritu que me asiste, mi Huajari pide a Nguenechén que seamos un solo aksquilukt o pvlli, para que podamos entendernos con el aliento de todo lo que pueda transpirar la verdad de una mirada. Sistematizaré el relato para poder hilvanar la discusión por puntos.

UNO. Los mapuche están bien, pero están mal. Están bien porque son el pueblo indígena con una de las menores tasas de exterminio en Latinoamérica y prácticamente una de las más bajas en asesinatos perpetrados contra ellos; Colombia o Brasil, pueden contar hasta decenas de indígenas muertos por mes, Honduras o Venezuela, entre uno y tres por mes, en Chile o Argentina rara vez pasan de uno al año. Los mapuche están bien también, porque son el pueblo indígena de Latinoamérica con mayor acceso a internet, servicios básicos, agua potable y aun con algún terroncito de territorio que cuidar, eso no lo vemos en al menos ciento cincuenta pueblos-nación indígenas distintos al mapuche. Los mapuche no son víctimas del trabajo forzoso (masivo) ni la esclavitud que he visto con mis propios ojos en minas y otros espacios, para mal de otros doce o quince pueblos indígenas del subcontinente, por allí están bien.

A la vez, los mapuche están mal, porque están seriamente amenazados, y cualquier maltrato o atropello contra siquiera uno solo de ellos o ellas, es una afrenta y una amenaza directa contra cualquier ser humano que llevamos así sea una gota de sangre indígena en nuestro cuerpo, así que hasta el más mínimo roce de maltrato en su contra nos indigna, nos hace hervir la sangre y haremos todo a nuestro alcance para articular con soluciones y acciones a su favor.

DOS. Durante mi investigación doctoral al sur del continente, en los últimos años, tuve la oportunidad de sentir admiración por el despertar de toda una nueva generación mapuche que de cualquier manera hace ver su descontento, y eso es genial, se levantan con tanta fuerza, que pocos, muy pocos pueblos indígenas lo hacen así en el continente. Es impresionante la presencia en redes que han logrado más que ningún otro pueblo indígena en Latinoamérica, google o youtube, los medios alternativos están abarrotados de videos, denuncias, cantos, rituales, manifestaciones culturales y de indignación particular o colectiva de los mapuche.

Admiro también que no se jerarquizan verticalmente y, más admirable aun, que no siguen ningún partido político, pues son, en esencia, un verdadero movimiento, como el agua, como el aire, el sol y la tierra que nos conecta en cualquier tiempo o espacio. En Europa o en Australia, hay voluntariados mapuche, pero no hay voluntariados Piaroa, Yanomami, Yekuana, Kariña, Wayuü, Cuiba, Barí, Kurripaco, Ayamán o Gayón, por citar sólo algunos ejemplos.

TRES. El Wallmapu, esconde una fertilidad en suelos y aguas, como jamás tendrían el centro y norte de Chile o parte del centro y norte de Argentina, de allí que su territorio es altamente apetecible para la agricultura industrial intensiva y extensiva, especialmente forestal, más cuando los inversionistas tienen prácticamente un paraíso fiscal para extender enormes cultivos en desmedro de los bosques nativos; la corriente de Magallanes hace de sus costas una de las más fértiles y ricas del mundo; la pesca comercial hace festines sobre las bondades del Wallmapu, y allí estorban los lafkenche.

La flexibilidad laboral chilena y argentina, también es un incentivo para cualquier inversionista. La cualidad jurídica en la tenencia de las tierras, lleva las de perder para el mapuche descapitalizado, pero sí es ganancia para el mapuche que se pliega a los intereses del gran capital.

El Wallmapu también representa una alcabala, un muro, una barrera que separa lo más preciado del extremo sur respecto al resto del continente: el gas, agua deshielada y los recursos minerales de la Patagonia y la Antártida, son plato fuerte para las grandes potencias mundiales, y la nación mapuche es un estorbo en la mitad de la ruta del saqueo; el extremo sur argentino y el extremo sur chileno ya están concesionados a favor de enormes corporaciones trasnacionales, los mapuche aquí no interesan.

CUATRO. Ingleses y norteamericanos deben salvaguardar a toda costa las islas Malvinas, y el estrecho de Magallanes está justo frente a ellas. La soberanía chilena del estrecho de Magallanes, es la mayor conveniencia para los ingleses y sus aliados; nadie habla del “frente Atlántico de Chile”, pero todo el estrecho de Magallanes es chileno, por tanto Chile tiene costa atlántica, al menos la desembocadura del estrecho, por eso, en el corredor que comunica los más grandes puertos y aeropuertos (incluyendo bases militares) con el estrecho de Magallanes, hay un obstáculo: los mapuche. Esta es una variable geopolítica que poco he escuchado en los argumentos a favor de la causa mapuche, pero que hay que poner sobre la mesa.

CINCO. Siendo Chile el país más desigual del continente (uno de los más desiguales del mundo), genera un efecto que empuja a las clases más pobres a luchar por la sobrevivencia o al exterminio, esto los hace más vulnerables ante la represión sistemática e institucionalizada. Las leyes oprimen al pobre, de paso sin tierras. Para rematar, excluidos de un sistema educativo que no le da más alternativas, sólo algunos mendrugos de becas.

En Chile, el color de piel condiciona fuertemente las contrataciones que hacen muchas empresas (no todas, pero sí la mayoría), en cuanto al personal que debe entrar o permanecer en puestos de trabajo; este círculo vicioso hace del “conflicto” mapuche una bomba de tiempo. Los mapuche caen en la trampa y abandonan su cultura, emigran a centros urbanos y hacen los mayores esfuerzos para sobrevivir, aquí ya el hermano mapuche ha caído en la trampa y cedió ante la estrategia de debilitamiento planteada.

SEIS. La lucha desarticulada desgasta y eventualmente pierde efectividad. Si revisas las redes, parecieran lluvias de piedras lanzadas al unísono a veces sin dirección alguna (desde 2012 al presente esto ha cambiado un poco), lluvia de quejas caracterizan las redes que divulgan con desespero lo que sucede, mientras que los que estamos del otro lado de la geografía, vemos con preocupación que en África, Asia, Colombia o en la Amazonía, mueren de manera más brutal, mayor cantidad de indígenas, lo cual nos hala con más urgencia. Hay que revisar la estrategia de lucha, antes que sea más tarde, debemos replantear la protesta, para hacerla un poco más efectiva.

SIETE. El lanzar piedras a veces no conduce a la solución, al menos todos lanzar el mismo tipo de piedras. El Wallmapu y la cultura mapuche, tienen riquísimas y diversas manifestaciones que pueden especializarse sin desarticular; desarrollarse sin volverse capitalistas; “explotarse” sin ser entreguistas; desde el ecoturismo y la pesca o la agricultura a mediana escala, hasta la orfebrería y obligar a los académicos e investigadores que dejen en el Wallmapu los resultados o productos de sus tesis, proyectos, etc., son frentes de acción importantísimos para los mapuche que sientan tener la condición para fortalecerse como colectivos socioeconómicos.

El manejo mediático debe ser complementado, sin dejar la protesta; deben crearse nuevos espacios, nuevas rutas de expresión, deben tomarse culturalmente las embajadas, las universidades, los teatros y espacios similares en Chile, Argentina y en todos los países posibles, esto es efectivo, porque si la cultura para las naciones desarrolladas es su jeringa o inyectadora, pues igual para nosotros será el mecanismos de inocular nuestro más sólido vehículo de expresión: la cultura. Las redes sociales son un medio, no un objetivo, y pareciera que lo usan como si fuese una cartelera o un muro pictórico en la pared del colegio, deben revolucionar el uso de las redes y eso es fácil de hacer cuando se comprende el trasfondo de este asunto.

OCHO. Deben profesionalizar una mayor cantidad de hermanos y hermanas en las áreas planteadas (comercio, leyes, exportación, producción, gestión cultural, idiomas, etc.), como vanguardia estratégica, sin jamás perder la fuerza de un nguillatún y todo el kimún que generacionalmente han sabido tradir. Deben llevar la estadística de los avances, esto es importante.

NUEVE. El liderazgo estudiantil es vital, deben fortalecer este aspecto. Cualquier organización estudiantil mapuche, debe trascender a la simple lucha, a la reivindicación de derechos estudiantiles, debe llegar cada vez más al tuétano del sistema y penetrarlo con más inteligencia y efectividad. Los líderes estudiantiles deben ser personas probas, honestas y con la mejor formación, para así dar el ejemplo de la calidad humana del mapuche, que es valiosísima.

Lo demás, creo que es preferible hablarlo en persona. Se despide, por ahora, con muchísimo respeto y afecto, de espíritu a espíritu, su hermano universal,

@samscarpato

Código: 01-2012-9014

Para citar este escrito: 

SCARPATO, Samuel. (2012). El conflicto creado contra la nación mapuche, una visión a cinco mil kilómetros de distancia. Primera publicación en fecha 04-Ago-2012 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 26-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/conflicto-creado-la-nacion-mapuche-una-vision-cinco-mil-kilometros-distancia/

Desarticulan y borran de los mapas a la población indígena

0
Reunión de compadres ayamanes, piaroas y gayones
Reunión de compadres ayamanes, piaroas y gayones
Reunión de compadres ayamanes, piaroas y gayones
Reunión de compadres ayamanes, piaroas y gayones

El pueblo-nación Gayón y el Ayamán, aún vivos culturalmente y en parte lingüísticamente, pero también los pueblos Jirahara y Cuiba, entre otros, que aún los ves por las calles y campos de los estados Lara, Portuguesa, Yaracuy y Falcón, al centro occidente venezolano, conservan importantes rasgos de sus rituales, cánticos, rezos a las cosechas, a los matrimonios, a la pubertad, a la luna, a las aguas, al viento, a la tierra y al sol.

Mi abuela era hija de una auténtica indígena cuiba de los lados de Quíbor vía Cubiro (me llena de orgullo saberlo), me contaba mi tía abuela (Eña) que en parte me crió, me hablaba de su madre y abuela materna, que escasamente hablaban español, de sus mañas, consejos, prácticas culinarias, hierbas curativas, la mirada pícara y profunda, la desconfianza del ajeno. Increíblemente, sin ser agricultora, mi tía Eña me daba muchos consejos en la materia: “mi abuela decía que la semilla del maíz debes prepararla de tal y cual forma antes de sembrarla”.

Tantas cosas que un niño y adolescente rara vez valoraba, pero que indudablemente germinan con el paso del tiempo cuando te acercas un poquito a las raíces, ellas se conectan con todo el universo y luego el cielo te hace revelaciones, increíble cómo funciona todo esto. La memoria genética esté viva, basta recobrarla con sencillos y eventuales toques.

Por otra parte, en Venezuela despectivamente llamamos “tierrúos” a los que tienen pinta de campesino, piel tostada, portando humildes vestimentas, a los que en plena vía pública se sientan en cuclillas para descansar las piernas (tal como lo veían de sus abuelos), no somos “tierrúos”, somos gente de la tierra, somos gayones, ayamanes, jiraharas, cuibas y yacambúes. Somos los que le damos resguardo al agua que tú bebes en casa, somos quienes cultivamos la tierra para que tú puedas andar cada día, somos el origen y el destino del 82% del territorio, pero también la esencia no reconocida del 70% al 90% de quienes te tropiezas en las calles de Lara, Falcón, Yaracuy y Portuguesa.

Código: 01-2012-9011

Para citar este escrito: 

SCARPATO, Samuel. (2012). Desarticulan y borran de los mapas a la población indígena. Primera publicación en fecha 25-Mar-2012 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 26-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/desarticulan-borran-los-mapas-la-poblacion-indigena/

Gracias Argentina, fui por un bocado y descubrí el universo entero

0
Profesor Scarpato brindando una conferencia en Argentina sobre gestión de la agroecología de altos rendimientos.
Profesor Scarpato brindando una conferencia en Argentina sobre gestión de la agroecología de altos rendimientos.

Decía la abuela “una cosa piensa el burro y otra el que lo arrea”, ¿qué me iba a imaginar cuando me escapé “tan sólo” a buscar unos libros y lograr unas entrevistas urgentes para mi tesis de doctorado, que el universo que se abriría ante mí?

Ir a tientas a Buenos Aires con un mísero sueldo docente, es como jugar con el destino y, literalmente, abrir las manos para depender de lo que el cielo te ofrezca. Visitar apartadas estaciones del subte, plazas, ferrocarriles y mercados, tal vez despunte una primera muestra de lo que es un país de locos, eventualmente extraterrestres pero, sin lugar a dudas, una nación que no se deja reprimir, aflora lo que siente y muchas veces lo que piensa, allí un primer paso para sentirme realmente en casa.

Un país de locos que no se conducen como locos, porque cada quien busca con fuerza su destino sin esperar ni depender de la culpa a los demás, eso honestamente me asombró, porque se mira hacia adelante sin llorar lo sucedido, ¡bravo por eso!

No existen neutrales, todos muy críticos a favor o en contra de lo que hacen los políticos y las instituciones que entretejen con amarres (a veces inexistentes) la gestión de públicos y privados y, asombrosamente, nadie se cae porque nadie espera que le digan lo que tiene que hacer, ni siquiera los que nada tienen porque, aunque muchos no lo crean, el argentino coopera entre sí y eso ayuda a sostener esos extraños e invisibles amarres que hacen que no se caiga un país cuando falta, en apariencia, una fuerte institucionalidad articulante y amalgamante en todo el orden sectorial y territorial.

Un extraño país en el que en un día eres testigo de la aprobación de una ley que dice que en dos años los abastos, tiendas y supermercados suprimirán el uso de bolsas plásticas contaminantes y las sustituirán por bolsas y empaques totalmente biodegradables, pero el mismo día le roban el vehículo a un senador de la república cuando comía en un sencillo restaurante de la ciudad.

Argentina, dicen, es un país de “arrogantes” y “petulantes”, pero cuando presencias la transmisión en vivo de un partido clasificatorio de fútbol Argentina – Chile (lo vi comparando varios canales de la tv), narrado por argentinos, te das cuenta que no insultan ni ridiculizan a la selección contraria, a diferencia de lo que presencié en Chile y otros países.

Tal vez sean los “porteños” los más locos o los más arrogantes pero, para salir de dudas, debo seguir caminando, observando y compartiendo con distintas personas rubias, morochas (de piel morena), ricos, pobres, judíos, italianos, gauchos y mapuche. La gente era capaz de dejarse detener en la calle para contestarte preguntas, conversar, ¡incluso ayudarte! No podía entender esa extraña arrogancia argentina, pero debía ir más allá.

Profesor Scarpato brindando una conferencia en Argentina sobre gestión de la agroecología de altos rendimientos.
Profesor Scarpato brindando una conferencia en Argentina, sobre gestión de la agroecología de altos rendimientos.

Haciendo arreglos y pidiendo ayuda, pudimos comprar boletos y llegar a un prestigioso local nocturno donde se pueden apreciar diversas muestras de tango, este “lujo” valió la pena. Disfrutar de más de quince números en “Tango Madero”, una buena cena y seguir compartiendo con esta gente “arrogante”, me permitió desdibujar los prejuicios y reconstruir una tremenda impresión, como la que me llevé al evidenciar que el maestro de la locución en Venezuela, Ivan Loscher, es quien hace la voz en el micro audiovisual (casi documental) que nos introduce en el espectáculo.

Los argentinos están todos locos, puedes ser “bárbaro” y “boludo” al mismo tiempo, se insultan con toda la fuerza del alma, pero a su vez se abrazan y se despiden de beso en la mejilla (incluso los hombres). No se guardan nada y, repito, por eso me sentí como en casa. Mi mayor boludez fue no poder desbloquear mi cuenta de facebook desde Buenos Aires, con lo que se hizo imposible acceder a los teléfonos y direcciones de tres importantes personas que debía llamar y visitar, la boludez fue que se me olvidaron las respuestas a las preguntas de seguridad para desbloquear el acceso que tenía negado porque el “sistema” determinó que un “extraño” intentaba hacerse de mi cuenta porque no accedía desde su localidad habitual, ¡qué boludos estos del face!, ya saben lo que pueden hacer con su “Palo Alto, California”.

Quedamos a la deriva y caímos en las “garras” de la única argentina que había pre contactado antes del viaje y logré guardar su número telefónico en un papelito. Esta “arrogante”, Ileana Maricone, fue capaz de manejar casi horas para buscarnos, invitarnos a almorzar en un bonito restaurante de Moreno, luego llevarnos a su casa, abrazarnos y juntarnos en la mesa con toda su hermosísima familia y, para colmo, llevarnos al terminal de buses a la media noche ubicado a una hora de su casa. Que boludez la mía creer arrogante a esta gente que se abre como el amanecer para atendernos de mil maravillas sin contraprestación alguna. De a poco, los miedos se disipaban y la tranquilidad llenaba el alma.

Salir de Buenos Aires rumbo al campo, lo que siempre nos ha gustado, fue el mayor desafío para la observación social. Ya dejábamos la apariencia atrás y nos enfrentábamos con la Argentina real, tal vez más loca, posiblemente más genial.

¿El amanecer en Entre Ríos, junto al río Uruguay, sin conocer a nadie, pero toda la familia esperándonos, fue el determinante que nos hizo pisar tierra o el cielo?, es difícil saberlo, pero allí comprobamos que los argentinos están ¡verdaderamente locos!

Indescriptible la hospitalidad de una familia extraterrestre pero real, que vive tan igual como mi familia, simple, sin sobresaltos ni guardarse nada por dentro, emocionales, sentimentales, sin ataduras, ateos y religiosos conviviendo bajo un mismo techo, extraterrestres todos, contando con la impertinente encarnación pura y bulliciosa del hippie más aterrizado que conocí, Ricardo Tapichi Díaz con su innegable cable a tierra, Mirta y sus princesas en flor, tan hermosas que son sus hijas, que por supuesto heredaron la belleza de la madre y tal vez la locura del padre.

Todos los amigos y vecinos, gente hermosa, amplia, de corazón enorme, músicos, artistas, profesores, todos preocupados por la vida pero ninguno tira piedras. Carlos, Ricardo, Dariela, Alexis, Marcos, Lucía, Norman, Ma Cristina, todos con sobrenombres como extraídos de fábulas animalescas, pero trabajan y prosperan a su manera y, en especial, hacen que las demás personas siempre despierten, siempre avancen. Esa es la gente imprescindible para el planeta, genuinos portadores de las llaves que abren la nueva era.

Insólito récord de haber organizado y montado una conferencia en menos de una semana y haberse interesado tanto por los temas que les llevábamos. Gracias a todos los organismos y más aun a la gente que, sin mover los hilos del poder, hicieron el trabajo cooperativo de hormiguita que resultó mucho más poderoso y efectivo. Al parecer hubo mucho interés por la conferencia que llevamos y la repercusión que posiblemente traerá. ¡De verdad, gracias!, impecables todos los que la hicieron posible.

La abuela decía que uno va donde los vientos lo llevan y uno labra la tierra que llega por magia del universo hasta tus manos, tus pies, tu corazón y tu espíritu; las puertas que se te abren, son las que estaban esperando por ti, y eso sentí en medio de tanta gente hermosa que me dieron muchas lecciones de vida y de familia y, tal vez mi mayor sorpresa y más grande ganancia, fue fortalecer mi vida en familia, que bastante falta que me hacía.

No puedo sino agradecer con profunda emoción, a la vida, al universo entero, a mi dios y tu dios, por apenas ir con la expectativa de obtener ciertos datos para mi investigación doctoral entre tanta gente “arrogante” y traer de vuelta la lección por la cual el perfecto arrogante no era más nadie, sino yo mismo queriendo resolver la vida a medio mundo, cuando debo sanar tantos temas pendientes al alcance de mi corazón y de mis manos, para renovar energías y poder seguir abriendo las manos al universo. Por eso gracias a todos que, sin boludeces, llegaron directo a mi corazón y al de toda mi familia.

Código: 08-2012-6097

Para citar este escrito: 

SCARPATO, Samuel. (2012). Gracias Argentina, fui por un bocado y descubrí el universo entero. Primera publicación en fecha 22-Oct-2012 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 11-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/gracias-argentina-fui-bocado-descubri-universo-entero/

Los hijos afortunados de mi pueblo reprimen a mi pueblo

0
José Francisco el chamarrero, pidiendo a la Madre Tierra por la paz. Quebrada Mucubají, a los pies del Mucuñuque, Andes venezolanos.
José Francisco el chamarrero, pidiendo a la Madre Tierra por la paz. Quebrada Mucubají, a los pies del Mucuñuque, Andes venezolanos.

Por muchos años, hemos hecho creer a los efectivos militares y policiales que son los hijos predilectos de la nación por ser quienes arriesgan sus vidas todos los días por salvar las vidas de los demás.

Poco a poco el despertar de la colectividad ha ido permeando las fibras de las instituciones, lo cual nos pone en franca ventaja para profundizar y encauzar el mensaje.

José Francisco el chamarrero, pidiendo a la Madre Tierra por la paz. Quebrada Mucubají, a los pies del Mucuñuque, Andes venezolanos.
José Francisco el chamarrero, pidiendo a la Madre Tierra por la paz. Quebrada Mucubají, a los pies del Mucuñuque, Andes venezolanos.

Los agentes que ayer y hoy reprimen por defender la patria, realmente son también hijos de mi pueblo. Nunca se había visto tanta cantidad de “desertores” pasándose a las filas de la paz, de los que se indignan por un sistema injusto. Por eso les digo que llegó el momento de variar los mensajes y luchar con menos violencia.

La violencia trae más violencia, y el argumento al sistema para continuar reprimiéndola. No se trata de cooperar con el régimen, ya Mahatma Gandhi demostró que no se debe cooperar con el que arremete contra ti y contra tu pueblo, pero tampoco debes responder violentamente porque alargará el ciclo.

Veo con preocupación a muchos jóvenes “luchando” contra el sistema al lanzar piedras y resistir valientemente las bombas lacrimógenas, luego los he visto ir al cine a disfrutar una película taquillera y cenar en McDonalds, eso es gravemente incongruente. No se lucha contra un sistema alimentándolo con odio (el mejor alimento) o con dinero (otro gran alimento). Por ello invito a que estudien, profundamente estudien, y comprendan más allá de los 360°, más allá de las dimensiones aparentes.

Hace más de un siglo, Oscar Wilde sentenció que “el patriotismo es la virtud de los sanguinarios”, y ciertamente nos han enseñado a luchar por la patria, que a su vez es una parcela hija del odio al hermano, que rompió con la madre que se acostó con el vecino que ofreció un mundo mejor, barriendo lo que había, así es el sistema imperante por miles de años y no ha dejado de serlo.

Aceptar una barrera racial, religiosa, social y política, implica que ya aceptaste tu conformidad con un sistema represor. Atrévete a mirarle la cara al represor y “sembrar un clavel en su bayoneta”, demostrándole que no es hijo del sistema, sino hijo de tu pueblo, por lo tanto debe defender a tu pueblo y a nuestros recursos naturales a favor del pueblo mismo.

Para muchos, les estoy pidiendo un imposible, un sacrilegio, un agravio contra el juramento de venganza eterna, pero para quienes sabrán comprenderme, les pido con mucho amor, no darle alimento a las fuerzas oscuras que se crecen con nuestro odio y venganza.

Estos momentos de tribulación que vivimos en el mundo entero necesitan una ayuda, un empujoncito para lograr el parto retardado de la nueva era, esa que indefectiblemente llegará por nuestro calor humano, nuestro calor de tierra, nuestro calor de pueblo.

Código: 02-2011-0016

Para citar este escrito: 

SCARPATO, Samuel. (2011).Los hijos afortunados de mi pueblo reprimen a mi pueblo. Primera publicación en fecha 15-Dic-2011 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 11-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/los-hijos-afortunados-pueblo-reprimen-pueblo/

Seguimos inmersos en el síndrome del “estúpido hombre blanco”

0
El imperio de nuestra ignorancia
El imperio de nuestra ignorancia

No sé si escribo para extraterrestres o para personas que aún no han encarnado en el tiempo presente. Tal vez extensos textos no son del agrado de los ágiles lectores de la superficialidad pero, lo que aquí denuncio es que podrás matar a los españoles, a todos los europeos, a las trasnacionales, los transgénicos, a la coca cola y todo lo que nos cause indignación, no obstante, hasta que no cambies tu manera de contribuir con el sistema depredador nada habrás logrado, porque siempre vendrán otros en su lugar.

El imperio de nuestra ignorancia
El imperio de nuestra ignorancia

No será ya Europa, serán los EE.UU., tal vez Rusia o ninguno de ellos, ahora será China, India y Brasil…, pero

las mismas razones que llevaron a expandir el imperio romano, siglos después condujeron por el mismo camino al imperio español y luego el imperio inglés, el norteamericano…, ahora será el imperio brasilero, el hindú o el chino.

“Estúpidos hombres blancos” (la frase no es mía, disculpen) que creen protestar al dejar de consumir gringadas pero consumen chinadas a mayores escalas. En esencia no cambian el sistema y, por ende, no cambian nada.

Nos duele la invasión española, portuguesa, holandesa, inglesa y francesa sobre nuestra Abya Yala, pero hoy no hacemos nada por detener el avasallamiento brasilero sobre la Amazonía, los grandes acuíferos, glaciares, tantas zonas naturales que exiguamente se muestran y sufren una inclemente reducción. Sustituimos grandes corporaciones por otras grandes corporaciones, incluso por pequeñas corporaciones pero con idénticos o peores métodos de producción terriblemente contaminantes.

“Estúpidos hombres blancos” que se quejan de todo, pero en sus casas, escuelas, oficinas y universidades, nada (o casi nada) se recicla, y aun así lloran la expansión de los imperios. ¿Es que nunca nos hemos preguntado por qué se expanden los imperios?, ¿serán ganas de perjudicar a la humanidad?, ¿aseguramiento de provisiones, mercados de consumidores y usuarios?, ¿o será que el “estúpido hombre blanco” aún no ha aprendido no tanto a decir “no te dejaré pasar”, sino a decir “no lo necesito”?

Y allí justamente está la clave. En un año, visité a tres “líderes indignados” para conocerlos en su “mundo” porque admiraba sus “gestos” y palabras en las redes, su osadía y proverbial furia para decir las cosas; vaya sorpresa que me llevé al enterarme en persona que vivían como perfectos “estúpidos hombres blancos”. Ese dolor de estómago revuelto, me ha pasado también con “líderes indígenas”, “líderes sindicalistas”, tan igual que los anteriores “líderes indignados”.

Decenas de neo shamanes, ataviados de collares, bebidas sagradas y exhibiciones citadinas de “indigenismo”, comprometidos con su “elevación espiritual” personal, pero no con la elevación de las condiciones jurídicas, económicas de tenencia de la tierra y de salud de los pueblos indígenas que dicen amar. A rastras he tenido que llevar a muchos a la selva a trabajar para, por y con centenas de familias indígenas; más nunca vuelven, porque no es compromiso genuino de un “estúpido hombre blanco” que sueña con una franela de Guaicaipuro o una gorra del Che Guevara, aún no comprenden el asunto que se esconde tras el compromiso.

¿Cuándo será que dejaremos de ser “estúpidos hombres blancos” y nos abstendremos de criticar lo que aún no estamos dispuestos a cambiar?, ¿cuándo nos daremos cuenta que no es el color de piel ni el apellido el que hace daño, sino vivir como un “estúpido hombre blanco”, que es lo que nos mantiene en un desenfrenado consumismo en el planeta?.

Pocas veces escribo con enojo e indignación, pero esta vez mi enojo e indignación es contra los cómodos indignados que no lograrán nada hasta tanto dejen de pensar y actuar como “estúpidos hombres blancos”.

@samscarpato

Código: 01-2012-9019

Para citar este escrito: 

SCARPATO, Samuel. (2012). Seguimos inmersos en el síndrome del “estúpido hombre blanco”. Primera publicación en fecha 12-Oct-2012 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 11-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/sindrome-estupido-hombre-blanco/

Resolver los conflictos en el Medio Oriente desde el hogar

0
La negra Coromoto colaborando con la escuela, caserío Bombón, Andes venezolanos.
La negra Coromoto colaborando con la escuela, caserío Bombón, Andes venezolanos.

 

La negra Coromoto colaborando con la escuela, caserío Bombón, Andes venezolanos.
La negra Coromoto colaborando con la escuela, caserío Bombón, Andes venezolanos.

Hace un tiempo me preguntaron cómo resolver los problemas en el Medio Oriente y en el mundo, mi respuesta fue que los resolveremos desde casa, atendiendo los problemas que por igual amenazan a tu país y a tu entorno más inmediato. Al principio se rieron, luego tomaron en serio la idea de que, indistintamente sea cual sea la potencia con la que te alíes (EE.UU., Europa vs Rusia, China, India, Brasil,…), igual buscará controlarte para asegurar los suministros de materias primas y, especialmente, de fuentes de energía.

Entonces, aún en la guerra de cuarta generación con estrategias diversas para dar pasos firmes en una permanente intervención asimétrica desde los medios de comunicación y cultura de masas, así como las políticas comerciales y diplomáticas internacionales, etc., a pesar de toda esa historia de que debemos prepararnos para resistir y resistir, combatir y combatir cuando nos dicen defender en lo más particular, desde el barrio y la fábrica será nuestra tarea más valiente y leal, demostrativa de nuestro honor y patriotismo, honestamente lo considero puro cuento.

El planeta y las sociedades (las “indignadas”, las “revolucionadas”, las “de avanzada”, las que quieras), dan muestra de que nuestros problemas de fondo no se tratan de despojados y saqueadores porque, cuando el despojado se hace del poder, igual sigue saqueando, al menos a razón de las altísimas tasas de destrucción y/o desaparición de la vida en el planeta y los recursos que la hacen posible.

No quiero caer en diatribas político-partidistas, ni anunciar que este gobierno es más cruel o aquel más corrupto, mi punto específico es que, indistintamente qué tan cruel o poco cruel, qué tan liberal o interventor, incluso qué tan fundamentalista en lo religioso es o no, no se trata de eso, sino del modelo de depredación de los recursos, cuyo inicio y final del ciclo, siempre resume en el ciudadano, su hogar, su estilo de vida, su ritmo de consumo y reposición de lo que usa, gasta o ingiere, y el final del ciclo por lo general afecta el estrés del ciudadano, su salud, su carga impositiva y un largo etcétera de elementos que cargan sobre él o sobre nosotros.

¿He sabido explicarme? No resolveremos la intervención en Siria o en el Medio Oriente, ni detendremos la deforestación en la Amazonía por la construcción de más hidroeléctricas o más cultivos extensivos de pastos y soja, no cambiarás a los tiranos ni harás que los contra tiranos tengan mejores cartas bajo la manga. Todo esto porque, tras bastidores, el modelo de desarrollo planteado (responda al capitalismo liberal o al capitalismo de estado) es, desde el punto de vista del costo y el pasivo ambiental, el mismo, incluso desde el punto de vista del costo social, muchísimas veces es demostrable los bemoles de las clásicas concepciones de desarrollo.

Volviendo a la solución, preguntémonos más bien ¿qué estamos haciendo desde nuestras casas, lugares de trabajo y círculos más cercanos, para revertir la manera y el ritmo como reponemos lo que usamos y consumimos? Se trata de redefinir “necesidades” y, en esencia, se trata también de poner como premisa cotidiana el saber si cada paso que damos contribuye o resta sobre la tasa de recuperación, regeneración, reposición (como quieras llamarlo) de los recursos que son afectados hasta por nuestro respirar, hasta por ir al baño y, más aún, si la tecnología que usamos (no sólo me refiero a las tecnologías de la comunicación, sino también a vertidos cloacales, emisión de gases domésticos, etc.) responden igualmente a adecuado marco de responsabilidad social desde lo particular.

Ánimo pues, que adecuando nuestro desempeño individual a un modo eco-socialmente más consciente, seguro estaremos dando menos razones para que incremente la demanda y uso de hidrocarburos, así daremos menos alimento a la guerra en el Medio Oriente, por citar un ejemplo, pero igual favorecemos todo un circuito de menos ostentosidad, menos superfluidad, y con ello, tal vez más seguridad y mayor vida en el planeta Tierra.

Código: 05-2012-3148

Para citar este escrito: 

SCARPATO, Samuel. (2012). Resolver los conflictos en el Medio Oriente desde el hogar. Primera publicación en fecha 12-Dic-2012 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 06-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/resolver-los-conflictos-medio-oriente-desde-hogar/

Madrecita que das fuerzas e inspiras

0
Churros azucarados en el aeropuerto de Barquisimeto, son los mejores recuerdos de los paseos con mi madre.
Churros azucarados en el aeropuerto de Barquisimeto, son los mejores recuerdos de los paseos con mi madre.

Madrecita que das fuerzas e inspiras,
ante Dios con honestidad hoy te digo,
y aunque todas las novias corriste en mi vida,
con humildad y agradecimiento te admiro.

Has sido luz que orientó mi camino,
y temprano los domingos a barrer el patio,
la bulla y el rock casi prohibidos,
pero ante la más leve fiebre siempre conmigo.

Segundo domingo de mayo Venezuela celebra,
pero la Madre para muchos lo es siempre,
a pesar que más de una vez te las viste negras,
nos enseñaste a ser unidos y fuertes.

Una sola TV tuvimos para calarnos la culebra,
casi buscabas amarrarnos con un fleje,
toda una prole que a cualquiera estresa,
siete hijos sabías dominar con temple.

Así eras madrecita querida del alma,
tu filosofía siempre fue directa y sencilla,
un correazo si a las nueve no estábamos en la cama,
y dos en caso de una mala respuesta un hijo pilla.

Maltratar plantas o animales nunca permitiste,
de allí mi inspiración respetuosa por la naturaleza,
parecía que de un extraño y genial molde saliste,
porque siempre fuiste de única y amable rareza.

Por eso estas palabras para ti en tu día,
esperando perdones tantos ratos malucos,
muchas deudas de amor te tengo y no sabía,
Dios mediante con el pago seré más oportuno.

Al cielo pido mucha salud y mil bendiciones,
para ti siempre mi genial vieja querida,
y la más alegre canción los ángeles entonen,
para mi madrecita amada en su día.

Churros azucarados en el aeropuerto de Barquisimeto, son los mejores recuerdos de los paseos con mi madre.
Churros azucarados en el aeropuerto de Barquisimeto, son los mejores recuerdos de los paseos con mi madre.

 

Código: 08-2012-6048

Para citar este escrito: 

SCARPATO, Samuel. (2012). Madrecita que das fuerzas e inspiras. Primera publicación en fecha 12-May-2012 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 06-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/madrecita-das-fuerzas-e-inspiras/

De mis vuelos con la dulce gaviota

0
Mi encuentro con la dulce gaviota en Lenga, Región del Bío Bío, Chile.
Mi encuentro con la dulce gaviota en Lenga, Región del Bío Bío, Chile.

Estos días de alineación planetaria,
no sabría bien por dónde empezar,
se trata de relatos de una estancia
en un lugar tan bello como el mar.

Créanme que conocí una dulce gaviota,
que realmente no paraba de hablar,
conversaba de todo como loca,
se reía, cantaba y hablaba sin parar.

No podía creer que existiera animal así,
capaz de ser tan pero tan comunicativo,
parecía una luz que bien brindaba en mí,
reflejos que recordaban que estaba vivo.

Esta gaviota me llevó muy alto a volar,
en medio de nubes, lunas y cometas,
de pronto nos detuvimos en el andar
y la loca se puso a sonar una trompeta.

En ese preciso instante casi morí de susto,
cuando este ejemplar en el aire se detenía,
y mirando el vacío me aferré tan justo,
que la gaviota de mi se burlaba y reía.

¿Por qué temes, mi amado mortal?,
decía con suma tranquilidad la gaviota,
no podía creer que aquel peculiar animal,
el miedo no se le pasara por la cabezota.

Fue allí cuando muy alegre comprendí,
lo que ella animada trataba de decirme,
sin nada de tiempo y espacio dentro de mí,
para qué intentar agarrarme de algo firme.

Eché a volar y me impulsé con una carcajada,
la gaviota cuajada de risa con la cabeza asentía,
y ella complacida junto a mí por horas volaba,
hasta que un resplandor asomaba un nuevo día.

Nos despedimos como el que de verdad no quiere,
dejar de compartir un encuentro tan pero tan divino,
dulce gaviota que deja ver lo que su alma siente,
ahora comprendo lo que es estar realmente vivo.

@samscarpato

Código: 08-2012-6112

Para citar este escrito:

SCARPATO, Samuel. (2012). De mis vuelos con la dulce gaviota. Primera publicación en fecha 26-Dic-2012 en el medio Facebook. Segunda publicación en fecha 01-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/mis-vuelos-la-dulce-gaviota/

21/12/2012: reflexiones para conciliar lo que algunos creemos

0
Pensando en el 2012, Cerro San José, Región de los Ríos, Chile.
Pensando en el 2012, Cerro San José, Región de los Ríos, Chile.
Pensando en el 2012, Cerro San José, Región de los Ríos, Chile.
Pensando en el 2012, Cerro San José, Región de los Ríos, Chile.

Me preguntaron si yo creo en el fin del mundo, respondí que ojalá pueda creerlo no más. Pero, responsablemente debo hablar a todos, especialmente a los que buscan respuestas sobre el supuesto fin de mundo y sobre el verdadero fin de mundo. Entonces, ¿cuál es el mundo que finaliza?, quiero dibujarles que hay un mundo que muere y otro que se suicida, aparte del nuevo mundo que estamos construyendo. Si afinamos bien el enfoque, posiblemente ayudemos a trascender al que debe morir y cooperemos con el rescate del que quiere dar el salto dimensional, pero a su vez, el mundo que muere quiere arrastrar consigo al que busca despertar.

Místicos, sociólogos, ecologistas y científicos, explican el fenómeno de diversas maneras, quisiera sugerir que no se trata de un fenómeno, sino de un hecho donde confluyen y eventualmente colisionan, varias fuerzas y corrientes de pensamiento que darán nacimiento a una nueva manera de concebir todo lo que hacemos, somos y percibimos.

Pero, ¿será o no el fin del mundo?, ¿de cuál mundo? y, especialmente, ¿qué buscas ver morir?, ¿quieres una revelación?, ¿o más bien te interesa comprender las fuerzas que nos llevan a experimentar esta increíble metamorfosis?, por tanto, ¿qué estás dispuesto a dejar atrás para impulsar los cambios?

De a poco, la humanidad deja de devorar las hojas del árbol que le da oxígeno y busca libar el néctar de las flores que le alimentan de una manera más sublime, más dulce y con mayor energía, es decir, la oruga deja de arrastrarse de rama en rama y se convierte en una mariposa que puede ir más allá de lo que pudo antes concebir, pero debe pasar un complejo trance, atrapada en una crisálida de la que pareciese no ver salida.

No hay nada que suceda en el planeta, por más injusto que parezca, que no forme parte del difícil programa que implica un trance hacia lo que viene y, créanme, aún falta para dejar de ser orugas. Hoy vemos más injusticias que nunca, incluso más inequidad social que nunca o, pregunto, ¿no será que ahora estamos más despiertos y, además, con más información y herramientas tecnológicas para darnos cuenta de las cosas?

Provengan de donde provengan las fuerzas que empujan los cambios, sean del mundo físico material, del mundo espiritual o de un interesante intermedio, me refiero a las ideas creativas que impulsan las transiciones -tecnológicas, organizacionales, políticas, culturales-, creo que justo ahora todas estas fuerzas confluyen y, en ciertos casos, colisionan al punto de presionarse unas a otras, como las placas tectónicas, con la diferencia que el caso que aquí tratamos de explicar es multidimensional en las causas, por tanto multidimensional en las consecuencias, por eso no puede ser exclusividad explicativa de una determinada corriente de pensamiento o disciplina científica.

Así, vengan de donde vengan estas fuerzas, todos los gobiernos del mundo tienden a desmoronarse, indistintamente sus corrientes político ideológicas, a menos que sus líderes formen parte del despertar planetario y comprendan el poder de la creatividad, la organización inteligente y la cooperación. De igual forma, la tecnología y la economía aplicada al modus vivendi de las personas, empresas e instituciones, ahora deben integrarse y cooperar creativa y armoniosamente con todos los grupos humanos y, en especial, con las fuerzas y elementos de la naturaleza, si es que pretendemos subsistir y pasar a un nuevo nivel de convivencia humana.

Sea cual sea la fuerza que impulsa los cambios, es importante comprender que las estructuras deben transformarse, pero también los procesos y maneras de aprovechar los recursos que sostienen su dinámica funcional, para eso, se deben modificar radicalmente las metas de mediano alcance y los objetivos de largo alcance, por tanto, las acciones de corto plazo deben (literalmente) salirse de todo molde conocido, de manera que se logren los cambios extraordinarios que demandan los pueblos y la madre naturaleza.

Entonces, tal como plantean muchas de las profecías, ya no creeremos en palabras sino en acciones, porque serán las acciones las que demarquen los nuevos caminos y los nuevos líderes para construir las nuevas estructuras que tenderán a la restauración de la vida en la tierra, por tanto de la tierra misma; de esta manera, místicos y religiosos, políticos y encantadores de serpientes, perderán credibilidad de manera acelerada.

Las oraciones sin praxis, los ecologistas de redes sociales, los críticos de la política sin soluciones alternativas, los académicos que no aportan sino que regurgitan caducas teorías, todos, serán reconocidos por igual como aquellos que siguen a ciegas a sus líderes, los que recitan pasajes religiosos para purificarse, como aquel que se purifica con una visión fanática de la manera de vestir, escuchar música o comer, por tanto de excluir o no integrarse con los que necesitan ser acompañados en el cambio, (…) todo eso quedará atrás, tanto el fanatismo como su contraparte el escepticismo.

Los caminos se cruzan, de nuevo la religión hará las paces con la ciencia y la tecnología, porque ya no habrá ciencia a espaldas del sentir de la vida en el planeta, ni habrá religión a espaldas de la realidad. Ese mismo despertar lo ves en todos los doscientos y tantico de países o extrañas aldeas geográficas que ocupan el globo; ahora las fronteras serán las comunidades de intereses compartidos, esos serán los nuevos países, así como los sindicatos y partidos políticos desaparecerán y darán paso a los colectivos de base, agrupaciones más o menos organizadas que se integrarán en las mencionadas comunidades de intereses culturales y sociales compartidos.

Pero, dentro de todas estas transformaciones, existen multiplicidad de corrientes donde, muchas de ellas, pujan en sentido contrario a las tendencias en los cambios planetarios, esas son las corrientes que suicidan el planeta; luego están los que añoran el cambio sin construir la transformación, algo como el parto sin dolor, la mariposa que no fue crisálida, esos son los que no echan para atrás la marcha, pero tampoco dejan morir el viejo mundo, el necesario fin de mundo, el fin de “ese mundo”.

La muerte aquí es renacimiento, es un necesario reciclaje de fuerzas, culturas y recursos y, en la medida que no lo dejemos morir, no podremos celebrar la llegada de un nuevo mundo que ya se muestra, que ya toma oxígeno, pero que aún no ha terminado de dar su primer gran llanto de nacimiento, ese primer grito es el estremecimiento social, económico y ecológico que aún falta por padecer, mejor dicho, experimentar.

Hay ejemplos de las corrientes de añoranza que no dejan morir el viejo mundo y buscan alargar su estadía en la terapia intensiva, de igual forma, hay ejemplos de fuerzas que van contra la corriente que verá nacer a un nuevo mundo.

Los buques de guerra que fondean frente a las costas sirias, las medidas económicas aplicadas en la Europa actual, los gobiernos estatistas, la represión a las manifestaciones populares, la explotación del hombre y los animales como recursos, o los vertidos contaminantes, son ejemplos de fuerzas contra corriente que cada día quedan más aisladas del universo, mientras que los regímenes tradicionales, el centralismo, la representación parlamentaria, los partidos políticos, el comercio especulativo, las religiones sin praxis o los discursos estériles, son ejemplos de prácticas que no dejan morir al viejo mundo.

Así, sin que seas doctor en comprensión literaria, descartas las fuerzas contracorriente y las corrientes que no dejan morir el viejo mundo, y finalmente revelas las circunstancias, las energías y especialmente las acciones que ya se encuentran levantando un nuevo orden, más inclusivo, más integral, más creativo, autogestionario y sin la presencia de mesías.

Como verás, la salvación no viene ni vendrá de afuera, será el resultado de tus acciones más que de tus palabras. Este 21-12-2012, lo considero el momento que conforma la bisagra que mueve y abre la puerta definitiva al nuevo mundo que aún hay que seguir estimulando en las labores de parto. No te aísles del universo, por favor no formes parte de las fuerzas contracorriente, pero también te ruego comprendas que debes dejar morir a quien debe irse, aquellas corrientes, fuerzas, empresas, gobiernos, estructuras, instituciones y también personas, que deben dejar pasar las nuevas fuerzas para dar nacimiento al nuevo mundo, y su resistencia implica desgastes y perecimiento.

No temas por las complicaciones que se verán en ciertos aspectos nacionales e internacionales en todos los órdenes, recuerda que se trata de una enorme confluencia y colisión que decantará y en los próximos meses, por no decir años, se acelerará todo este proceso, porque ya no falta casi ninguna sociedad del mundo que no comprenda este mensaje. Tal vez no han leído las profecías, ni escuchado el discurso de científicos visionarios, pero te aseguro que sienten en su corazón y en su espíritu, el llamado vibracional del planeta que resuena en todo su organismo.

Esta resonancia ya es incuestionable y, en la medida que te conectes contigo mismo, por tanto con el planeta y con el universo, verás las respuestas llegar; esas son las revelaciones que el universo hace en ti, porque confía que tu eres y serás parte protagónica del cambio, del cambio sustancial que te lleva a interesarte por ti, por todos, por la vida en el planeta, eres instrumento útil de tu propio cambio, nadie lo hará por ti, así, todos en el planeta esperamos que nos ayudes con este parto, el nacimiento del ya vigente nuevo mundo.

Reflexiona entonces qué es para ti el 21-12-2012, qué fuerzas te impulsan y cuáles fuerzas tu dejas fluir; pregúntate también si dejas morir lo que debe ser abono del cambio y cuál es tu aporte específico de la nueva construcción. No permitas que nada ni nadie siga generando condiciones que nos aíslen del universo, ¡sé parte central del cambio!

@samscarpato

Código: 05-2012-3055

Para citar este escrito:

SCARPATO, Samuel. (2012). 21/12/2012, reflexiones para conciliar lo que algunos creemos. Primera publicación en fecha 19-Dic-2012 en el medio facebook. Segunda publicación en fecha 01-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/21122012-reflexiones-conciliar-lo-creemos/

Cooperación: única salida para sacar lo mejor de nosotros y superar la crisis

0

Con esta exposición intento alertar que, por medio de la competencia y el dominio del contrario, vamos directo a una explosión indetenible. Como visión alternativa, quiero demostrar que sólo a través de la cooperación y la ayuda mutua entre contrarios, saldremos de la crisis y podremos evolucionar como sociedad.

La mayoría de los modelos de toma de decisiones, se basan en la competencia y en la selección del candidato u opción más apta, cuyas proyecciones con tendencia a estabilizar el sistema siguen erróneamente basadas en la competencia, más no en la cooperación.

Así lo vemos en la economía y en la política, por supuesto en el deporte, la educación y en la cultura instituida, todo lo cual hemos aceptado como normal, aún cuando la salud de las personas y del planeta indiquen lo contrario. Estamos mal, lo sabemos, y vamos hacia algo peor, pero no lo reconocemos.

La avaricia y la ignorancia juntas, nos llevaron por siglos a observar mal la naturaleza y a determinar de ella, que los individuos que integran los sistemas de vida no hacen más que competir para sobrevivir. Esto es falso y absolutamente demostrable si observas con mayor sentido holístico e integrativo dichos sistemas de vida.

Los grandes felinos, los antílopes y el pasto, no hacen más que cooperar entre sí; tan igual que los lobos, los búfalos y el bosque; los pueblos originarios, la Amazonía y el clima; los tiburones, los peces de arrecife, los corales, el plancton y la vida en el planeta. Todos parecen competir, pero en realidad se están ayudando mutuamente.

  1. Algo anda mal y debe ser revisado.

Esto nos lleva a revisar lo mal que hemos manejado la política pública, la economía y la participación política, toda vez que nuestras academias y facultades de ciencias sociales y humanistas en general, se asentaron sobre la base de la competencia y el determinismo heredados de las ciencias duras.

Las partes en conflicto no hacen más que luchar y competir; me refiero a personas, seres que se encuentran en la cúspide de la escala evolutiva, que no hacen más que aplastarse a sí mismos y al resto de los seres y elementos que pueblan el planeta. Somos testigos de un suicidio colectivo, como sociedad y como especie en el planeta.

Quisiera minimizar la fijación que tenemos hacia Darwin en las academias, al menos despedir sus medias verdades, y recobrar el sentido de Lamarck, porque la clave de la evolución de las especies y de la sociedad no está en la especie y su aptitud para competir y sobrevivir, sino en la relación entre los hechos, las especies y el medio, y la capacidad de estos por desarrollar mecanismos de cooperación que les permita sacar lo mejor de sí con el fin de evolucionar de manera más coherente y sustentable.

De muchacho veía la violencia en las protestas de calle y sobre ella la competencia represiva de la fuerza pública, ambos competían para ver quién era más ineficiente en la cooperación, en otras palabras, se trataba de imponer el dominio del más enfurecido ante tan idiota e injusta correlación de fuerzas. Es lo que yo pensaba mientras leía “La conquista del pan” y “La ayuda mutua” de Piotr Kropotkin, por esos días de adolescencia y juventud. Hoy veo eso en las calles de muchas de nuestras naciones, con énfasis en Venezuela, y sigo pensando que es absurdo dejar de cooperar para dedicarse a competir aplastando al contrario.

  1. Somos tan buenos o tan malos como queramos.

Tenemos en nuestro código genético propensión a la agresividad y a hacer actos inefables para sobrevivir, como también propensión a la cooperación y la ayuda mutua justo con los mismos fines. Activar una u otra función, depende del contexto en el que nos encontremos y las circunstancias límite a las que los hayan llevado, pero también depende de nuestra capacidad para proyectar y decidir los hechos en un plano donde todas las partes ganen.

La política basada en la competencia siempre nos llevará al enfrentamiento, eso es obvio, incluso al enfrentamiento pasivo y a la silenciosa enfermedad biológica y social. Ser pacíficos en las campañas y comicios electorales, en medio de sociedades enfermas, es tan absurdo como ser agresivos en los mismos procesos en medio de sociedades que todo se lo toman a chiste. Estamos igual de enfermos, la bomba social igual estalla o estallará en nuestras caras.

Sin embargo, las sociedades del mundo apuntan cada vez más a la cooperación entre sus miembros, incluso entre los que en apariencia se adversan. Pero a la luz de la evolución humana, existen sociedades que se resisten a comprender que debemos cooperar con el adversario para salir de la crisis. Es el caso de Venezuela, donde los sectores en pugna no ceden ni quieren hacer concesiones a favor de destrancar el juego.

En la Venezuela del 2017, se aprecian los más extraños contrastes. Por una parte, conglomerados de emprendedores de la economía se deslastran de la política y generan los más interesantes startups y experiencia de coworking del continente, con repercusiones positivas en este y otros países.

Aparte, sectores de la política tradicional, de izquierda y derecha, regresan a la era de las cavernas y arrebatan ideales, recursos y espacios de participación entre las partes, hasta el punto de insultar la inteligencia de quienes ven el sentido de la evolución humana en el planeta, al hacernos creer que lo normal es la competencia donde sólo uno de ellos gane, es decir, el juego de la anulación del contrario.

  1. Ejemplos de cooperación con el adversario.

Escuché a la más cristiana y devota de mis vecinas decir en una asamblea de condominio algo como que a fulano “ni una gota de agua, aunque se esté muriendo de sed” porque es de tal tolda política. Por momentos, me pregunté si la religión le había hecho perder la cordura y alejarse de las palabras del maestro Jesús de Nazaret, o si bien las circunstancias estaban por encima de su fe, demostrando cuál propensión genética estaba dispuesta a poner en marcha ante la crisis.

Podemos traer algo del equilibrio cooperativo de Nash y con ello apuntar la teoría de los juegos, hasta plantearnos modelos conceptuales, matemáticos y de intervención, que tiendan a una relación ganar – ganar entre las partes en conflicto, ¿es eso posible?, absolutamente sí. Estoy convencido de la cuántica y la sistémica aplicada a la economía integrativa para superar nuestras particulares crisis económicas, sociales y políticas.

Simulemos un ejemplo ofertado por el gobierno nacional que tienda a romper el esquema cambiario lesionante del aparato productivo, donde luego todos ganen. Por su parte, simulemos un ejemplo donde factores de oposición, a través de las universidades, oferten innovadoras soluciones de buen impacto tecnológico, social y ambiental.

3.1. El gobierno anuncia una solución radical y revolucionaria ante el problema del control de cambio en el contexto inflacionario de la economía venezolana.

Obviemos explicar la historia de RECADI de 1983 y su mutación a lo que es el SIMADI treinta y tantos años más tarde. Olvidemos insultar a todos los gobiernos que han sido responsables de ello, para simular una asombrosa oferta del gobierno nacional que no requiere constituyente alguna para incentivar y reactivar la economía en menos de un mes. Se trata de una medida que he mencionado en diversos escenarios desde el año 2015.

Ordenemos la intervención del Estado en pro de restituir gradualmente la normalidad económica. Partamos de enunciar la política pública: Reactivación del aparato productivo y la economía nacional mediante la inversión (reversión) del control de cambio.

Prosigamos enunciando la medida de gobierno: El Estado, mediante el ministerio con competencia en la materia, junto con el Banco Central de Venezuela (BCV), propondrán una paradoja matemática y económica que denominaremos “Dólar inverso”, mediante la cual se establecerán dos tasas de cambio que favorecerán a los oferentes y demandantes de divisas, en tanto que el “dólar importador” (vendido por el gobierno a los empresarios y particulares) será (paradójicamente) más económico que el “dólar exportador” (comprado por el gobierno a las industrias, operadoras turísticas, empresas en general y particulares que generen divisas).

¿Por qué es una paradoja?, porque en apariencia se genera un considerable déficit para el BCV en dicha operación de intermediación. Se trata de vender un dólar sustancialmente barato y abundante a los empresarios que requieran adquirir en el extranjero tecnologías, activos fijos y materias primas para reactivar el aparato productivo nacional.

Más aún (continuamos con la paradoja), el BCV pagará a un valor sensiblemente mayor los dólares que generen las empresas exportadoras (incluyendo el sector turismo que genera divisas pero, en este caso, dentro del país).

¿Cómo resolver la ecuación inversa o tan extraña paradoja?, aquí surgen medidas de intervención que acompañan la medida central (Dólar inverso) para poder viabilizarla. El Estado no podría pagar dólares a pérdidas, más aún ante tan la crisis que afronta Venezuela para el momento de este escrito. Entonces, ¿cómo hacer?

Parte del pago el gobierno lo hará mediante transferencias internas (intrasectoriales e intraministeriales), cuya burbuja se corre hasta llegar a los incentivos fiscales. Existe un sin fin de impuestos, tasas y contribuciones parafiscales que pueden apuntar a restituir el equilibrio cooperativo en este juego matemático que es, aunque usted no lo crea, absolutamente real y posible.

El empresario igual debe asumir como condición la reinversión, mejoramiento de su entorno local y la reconversión industrial, así como mejoras en sus programas de responsabilidad social, generación de empleos y disminución de su huella ecológica; se pecharán los ahorros en dólares, deberá reinvertir en su país o pagar un impuesto restitutivo si no lo hace. A fin de cuentas, el empresario pondrá su mayor voluntad y esfuerzo, pero es el Estado es el que hará el sacrificio de asumir tan extraña pero revolucionaria fórmula.

3.2. Las universidades cesan la conflictividad y pasan a ser las punteras en la innovación científica y tecnológica aplicada a todas las áreas de la gestión y la producción, mediante una reconversión estratégica y estructural de sus salidas ocupacionales.

Olvidemos por un momento que los profesores universitarios en Venezuela devengamos sueldo mínimo. Sin distingo del grado de preparación o experiencia, ganamos tan igual como el que no la tiene. Olvidemos también la masiva fuga de cerebros venezolanos que brillan en muchos países del mundo. Pasemos a proponernos cooperar con lo que voceros de este sector educativo consideran los “verdugos de las universidades”.

Entre mayo y julio 2016 hice esta propuesta al Decano de mi facultad, por igual que entre enero y febrero 2017 se la hice a la Vicerrectora Académica de mi universidad. Entiendo que las ocupaciones y la crisis sistémica no nos han permitido evaluar tan radical propuesta.

Las salidas ocupacionales o sinapsis de contacto con la realidad local que tenemos en las universidades, son: proyectos y actividades de investigación, extensión y servicio comunitario, aparte de las pasantías o prácticas profesionales, junto con los proyectos de investigación conducentes al grado, postgrado y ascenso docente. También entran aquí los proyectos de fomento (proyectos productivos conducentes a la generación de ingresos) y las investigaciones independientes de estudiantes y docentes, junto con su respectiva presentación o asistencia a eventos científico académicos.

¿Les parece que incluyamos la docencia -en aulas de clase- como salida ocupacional o sinapsis con la realidad local?, hagámoslo. Son, entonces, cerca de diez salidas ocupacionales o áreas de conexión con el mercado y la sociedad.

¿En qué consiste la medida?, se trata que todas las actividades (100% de ellas) y, dentro de cada una de ellas, al menos un 70% de la síntesis o sustancia gnoseológica de estas diez áreas de conexión o sinapsis social, esté representado por el componente innovación en su propuesta y ejecución de la misma.

Deben estar proscritos los trabajos que no representen innovación para la gerencia, la producción o el entendimiento humano, nos referimos a cualquier posibilidad de catalizar cambios en la sociedad en general. Estamos en crisis, por tanto la solución debe ser radical. Los docentes e investigadores divorciados de la innovación deben adecuarse o cambiarse de actividad. La docencia y la investigación deben ser radicalmente innovadoras, generadoras de conocimiento, más no estériles repetidoras de lo ya conocido. Esto último no debe representar más del 30% del componente de las salidas ocupacionales para que estas puedan ser acreditadas.

Pero, ¿cómo lograrlo en medio de una asfixia presupuestaria y salarial?, es el argumento que darán las universidades, y con toda razón. El Estado debe cooperar con inteligencia y eficiencia.

(1) La posibilidad y la facultad por la cual las universidades puedan generar y administrar los recursos asociados a la ciencia, tecnología e innovación, deben ser restituidas. Las universidades deben recuperar la capacidad y autoridad para manejar a “discreción auditada” los recursos en el contexto de la LOCTI.

(2) Las universidades deben oír y atender al sector empresarial y a las comunidades organizadas, más no al revés. Hemos caído en el arrogante absurdo de creernos aún la cuna del conocimiento, eso quedó superado hace más de 40 años. Ahora el sector empresarial es el que puntea en la innovación tecnológica a escala mundial.

El sector privado gustosamente patrocinará o financiará concursos de innovaciones que le sean de provecho, por medio de herramientas administrativas y productivas.

(3) Las pasantías o prácticas profesionales se harán en los tres tercios de las carreras universitarias. Una primera pasantía exploratoria y de contacto productivo; una segunda pasantía de generación de propuestas; y una tercera pasantía de aplicación de propuestas o soluciones concretas para bien de cualquiera de los sectores y subsectores de la economía.

(4) Las signaturas instrumentales y en general todos los programas, deben apuntar a este cambio radical de alto impacto social. La reconversión curricular tenderá al componente innovación de manera sustancial, sin distingo ni excepción por tratarse de carreras de contenido técnico o humanístico. Ciencias duras y ciencias blandas, todas deberán apuntar a dicha cooperación.

(5) El tabulador salarial del docente e investigador, mejorará igualmente de manera sustancial. Es inviable pensar siquiera en este cambio radical si el profesor universitario debe (debemos) tener dos y tres actividades productivas para poder atender nuestros hogares. El compromiso en este juego cooperativo será de parte y parte, sector empresarial, universidades y gobierno nacional.

La salud social y económica del país, depende fundamentalmente de la formación profesional. Detener el éxodo masivo de profesionales es dramáticamente vital para restituir la normalidad en Venezuela, y la situación universitaria está en el centro del problema, aunque algunos sectores no lo quieran ver o reconocer.

  1. Reflexión.

Estos dos ejemplos de cooperación y ayuda mutua entre adversarios, supone parte de la solución que debemos encauzar para bien de todos.

No más competencia, no más anulación del contrario, sólo la cooperación entre opuestos nos traerá la paz social y la activación económica que todos deseamos, sin excepción. Basta que todos comprendamos y deseemos de igual manera poner en práctica el poder de la cooperación y la ayuda mutua.

Por favor, medítalo.

@samscarpato

Código: 02-2017-0140

Para citar este escrito:

SCARPATO, Samuel. (2017). Cooperación, única salida para sacar lo mejor de nosotros y superar la crisis. Primera publicación en fecha 03-May-2017 en el medio facebook. Segunda publicación en fecha 04-May-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/cooperacion-unica-salida-sacar-lo-mejor-superar-la-crisis/