Pensando en el 2012, Cerro San José, Región de los Ríos, Chile.
Pensando en el 2012, Cerro San José, Región de los Ríos, Chile.

Me preguntaron si yo creo en el fin del mundo, respondí que ojalá pueda creerlo no más. Pero, responsablemente debo hablar a todos, especialmente a los que buscan respuestas sobre el supuesto fin de mundo y sobre el verdadero fin de mundo. Entonces, ¿cuál es el mundo que finaliza?, quiero dibujarles que hay un mundo que muere y otro que se suicida, aparte del nuevo mundo que estamos construyendo. Si afinamos bien el enfoque, posiblemente ayudemos a trascender al que debe morir y cooperemos con el rescate del que quiere dar el salto dimensional, pero a su vez, el mundo que muere quiere arrastrar consigo al que busca despertar.

Místicos, sociólogos, ecologistas y científicos, explican el fenómeno de diversas maneras, quisiera sugerir que no se trata de un fenómeno, sino de un hecho donde confluyen y eventualmente colisionan, varias fuerzas y corrientes de pensamiento que darán nacimiento a una nueva manera de concebir todo lo que hacemos, somos y percibimos.

Pero, ¿será o no el fin del mundo?, ¿de cuál mundo? y, especialmente, ¿qué buscas ver morir?, ¿quieres una revelación?, ¿o más bien te interesa comprender las fuerzas que nos llevan a experimentar esta increíble metamorfosis?, por tanto, ¿qué estás dispuesto a dejar atrás para impulsar los cambios?

De a poco, la humanidad deja de devorar las hojas del árbol que le da oxígeno y busca libar el néctar de las flores que le alimentan de una manera más sublime, más dulce y con mayor energía, es decir, la oruga deja de arrastrarse de rama en rama y se convierte en una mariposa que puede ir más allá de lo que pudo antes concebir, pero debe pasar un complejo trance, atrapada en una crisálida de la que pareciese no ver salida.

No hay nada que suceda en el planeta, por más injusto que parezca, que no forme parte del difícil programa que implica un trance hacia lo que viene y, créanme, aún falta para dejar de ser orugas. Hoy vemos más injusticias que nunca, incluso más inequidad social que nunca o, pregunto, ¿no será que ahora estamos más despiertos y, además, con más información y herramientas tecnológicas para darnos cuenta de las cosas?

Provengan de donde provengan las fuerzas que empujan los cambios, sean del mundo físico material, del mundo espiritual o de un interesante intermedio, me refiero a las ideas creativas que impulsan las transiciones -tecnológicas, organizacionales, políticas, culturales-, creo que justo ahora todas estas fuerzas confluyen y, en ciertos casos, colisionan al punto de presionarse unas a otras, como las placas tectónicas, con la diferencia que el caso que aquí tratamos de explicar es multidimensional en las causas, por tanto multidimensional en las consecuencias, por eso no puede ser exclusividad explicativa de una determinada corriente de pensamiento o disciplina científica.

Así, vengan de donde vengan estas fuerzas, todos los gobiernos del mundo tienden a desmoronarse, indistintamente sus corrientes político ideológicas, a menos que sus líderes formen parte del despertar planetario y comprendan el poder de la creatividad, la organización inteligente y la cooperación. De igual forma, la tecnología y la economía aplicada al modus vivendi de las personas, empresas e instituciones, ahora deben integrarse y cooperar creativa y armoniosamente con todos los grupos humanos y, en especial, con las fuerzas y elementos de la naturaleza, si es que pretendemos subsistir y pasar a un nuevo nivel de convivencia humana.

Sea cual sea la fuerza que impulsa los cambios, es importante comprender que las estructuras deben transformarse, pero también los procesos y maneras de aprovechar los recursos que sostienen su dinámica funcional, para eso, se deben modificar radicalmente las metas de mediano alcance y los objetivos de largo alcance, por tanto, las acciones de corto plazo deben (literalmente) salirse de todo molde conocido, de manera que se logren los cambios extraordinarios que demandan los pueblos y la madre naturaleza.

Entonces, tal como plantean muchas de las profecías, ya no creeremos en palabras sino en acciones, porque serán las acciones las que demarquen los nuevos caminos y los nuevos líderes para construir las nuevas estructuras que tenderán a la restauración de la vida en la tierra, por tanto de la tierra misma; de esta manera, místicos y religiosos, políticos y encantadores de serpientes, perderán credibilidad de manera acelerada.

Las oraciones sin praxis, los ecologistas de redes sociales, los críticos de la política sin soluciones alternativas, los académicos que no aportan sino que regurgitan caducas teorías, todos, serán reconocidos por igual como aquellos que siguen a ciegas a sus líderes, los que recitan pasajes religiosos para purificarse, como aquel que se purifica con una visión fanática de la manera de vestir, escuchar música o comer, por tanto de excluir o no integrarse con los que necesitan ser acompañados en el cambio, (…) todo eso quedará atrás, tanto el fanatismo como su contraparte el escepticismo.

Los caminos se cruzan, de nuevo la religión hará las paces con la ciencia y la tecnología, porque ya no habrá ciencia a espaldas del sentir de la vida en el planeta, ni habrá religión a espaldas de la realidad. Ese mismo despertar lo ves en todos los doscientos y tantico de países o extrañas aldeas geográficas que ocupan el globo; ahora las fronteras serán las comunidades de intereses compartidos, esos serán los nuevos países, así como los sindicatos y partidos políticos desaparecerán y darán paso a los colectivos de base, agrupaciones más o menos organizadas que se integrarán en las mencionadas comunidades de intereses culturales y sociales compartidos.

Pero, dentro de todas estas transformaciones, existen multiplicidad de corrientes donde, muchas de ellas, pujan en sentido contrario a las tendencias en los cambios planetarios, esas son las corrientes que suicidan el planeta; luego están los que añoran el cambio sin construir la transformación, algo como el parto sin dolor, la mariposa que no fue crisálida, esos son los que no echan para atrás la marcha, pero tampoco dejan morir el viejo mundo, el necesario fin de mundo, el fin de “ese mundo”.

La muerte aquí es renacimiento, es un necesario reciclaje de fuerzas, culturas y recursos y, en la medida que no lo dejemos morir, no podremos celebrar la llegada de un nuevo mundo que ya se muestra, que ya toma oxígeno, pero que aún no ha terminado de dar su primer gran llanto de nacimiento, ese primer grito es el estremecimiento social, económico y ecológico que aún falta por padecer, mejor dicho, experimentar.

Hay ejemplos de las corrientes de añoranza que no dejan morir el viejo mundo y buscan alargar su estadía en la terapia intensiva, de igual forma, hay ejemplos de fuerzas que van contra la corriente que verá nacer a un nuevo mundo.

Los buques de guerra que fondean frente a las costas sirias, las medidas económicas aplicadas en la Europa actual, los gobiernos estatistas, la represión a las manifestaciones populares, la explotación del hombre y los animales como recursos, o los vertidos contaminantes, son ejemplos de fuerzas contra corriente que cada día quedan más aisladas del universo, mientras que los regímenes tradicionales, el centralismo, la representación parlamentaria, los partidos políticos, el comercio especulativo, las religiones sin praxis o los discursos estériles, son ejemplos de prácticas que no dejan morir al viejo mundo.

Así, sin que seas doctor en comprensión literaria, descartas las fuerzas contracorriente y las corrientes que no dejan morir el viejo mundo, y finalmente revelas las circunstancias, las energías y especialmente las acciones que ya se encuentran levantando un nuevo orden, más inclusivo, más integral, más creativo, autogestionario y sin la presencia de mesías.

Como verás, la salvación no viene ni vendrá de afuera, será el resultado de tus acciones más que de tus palabras. Este 21-12-2012, lo considero el momento que conforma la bisagra que mueve y abre la puerta definitiva al nuevo mundo que aún hay que seguir estimulando en las labores de parto. No te aísles del universo, por favor no formes parte de las fuerzas contracorriente, pero también te ruego comprendas que debes dejar morir a quien debe irse, aquellas corrientes, fuerzas, empresas, gobiernos, estructuras, instituciones y también personas, que deben dejar pasar las nuevas fuerzas para dar nacimiento al nuevo mundo, y su resistencia implica desgastes y perecimiento.

No temas por las complicaciones que se verán en ciertos aspectos nacionales e internacionales en todos los órdenes, recuerda que se trata de una enorme confluencia y colisión que decantará y en los próximos meses, por no decir años, se acelerará todo este proceso, porque ya no falta casi ninguna sociedad del mundo que no comprenda este mensaje. Tal vez no han leído las profecías, ni escuchado el discurso de científicos visionarios, pero te aseguro que sienten en su corazón y en su espíritu, el llamado vibracional del planeta que resuena en todo su organismo.

Esta resonancia ya es incuestionable y, en la medida que te conectes contigo mismo, por tanto con el planeta y con el universo, verás las respuestas llegar; esas son las revelaciones que el universo hace en ti, porque confía que tu eres y serás parte protagónica del cambio, del cambio sustancial que te lleva a interesarte por ti, por todos, por la vida en el planeta, eres instrumento útil de tu propio cambio, nadie lo hará por ti, así, todos en el planeta esperamos que nos ayudes con este parto, el nacimiento del ya vigente nuevo mundo.

Reflexiona entonces qué es para ti el 21-12-2012, qué fuerzas te impulsan y cuáles fuerzas tu dejas fluir; pregúntate también si dejas morir lo que debe ser abono del cambio y cuál es tu aporte específico de la nueva construcción. No permitas que nada ni nadie siga generando condiciones que nos aíslen del universo, ¡sé parte central del cambio!

@samscarpato

Código: 05-2012-3055

Para citar este escrito:

SCARPATO, Samuel. (2012). 21/12/2012, reflexiones para conciliar lo que algunos creemos. Primera publicación en fecha 19-Dic-2012 en el medio facebook. Segunda publicación en fecha 01-Jul-2017. Consultado en fecha (día)-(mes)-(año). Disponible: http://samscarpato.com/21122012-reflexiones-conciliar-lo-creemos/